La crisis sanitaria ha generado relevantes cambios en el mercado laboral, desde la importante integración de tecnologías en los trabajos, cambios en los liderazgos, hasta en la forma de hacer negocios.

daniela-catalanPor otro lado, hemos visto que, por la gran escasez de empleo y las limitaciones de trayecto, muchas familias han tenido que reorganizarse y empezar a crear fuentes de trabajo y hacer sus propios negocios. Si bien es cierto estos cambios se generaron para todos de manera abrupta, no son los únicos que se han venido experimentando en el mercado laboral

¿A qué cambios nos referimos? Los podemos visibilizar de la siguiente manera, quizás a más de alguno le ha parecido extraño, y a veces incomprensible, ver que los trabajadores más jóvenes de la organización donde se desempeñan tienen una alta rotación y no precisamente involuntaria, sino que ellos han tomado la decisión de dejar trabajos, incluso en contexto laborales y económicos inciertos. Se trata de personas que por sobre todo privilegian su bienestar, tanto laboral como emocional, lo cual prima por sobre la remuneración. Por ende, muchas veces son capaces de dejar trabajos por no aceptar cumplir con largas y en algunos casos monótonas jornadas laborales, pues no se sienten realmente completos en términos personales en esas condiciones.

Lo anterior ha venido a romper el paradigma con que muchos de nosotros hemos sido criados, cual es creer que el empleo dependiente es la única fuente de ingreso y de provisión para la familia. Por esta razón es que estamos dispuestos a destinar largas horas del día a nuestros trabajos, pues es la fuente principal de subsistencia familiar. Por otro lado, en nuestra cultura está internalizado que debemos proyectar nuestra relación laboral hacia lograr una mayor estabilidad en el empleo.

Estamos frente a un grupo de la población conocido como millennials, nacidos a partir de los años 80, que poseen un visión sumamente tecnológica y digital.

Características

¿A qué se debe este cambio de perspectiva en lo laboral? Se debe a que estamos frente a un grupo de la población conocido como millennials, nacidos a partir de los años 80, que poseen un visión sumamente tecnológica y digital y, por tanto, son hiperconectados, con valores sociales y éticos. Su manejo tecnológico y sus prioridades los diferencian de las generaciones pasadas.

¿Qué repercusiones pueden tener en el mercado laboral? Son muchas, por ejemplo, cambiar la gestión de las organizaciones para que éstas sean capaces de cumplir con los estándares de este segmento de la población y así mantenerlos dentro de los equipos de trabajo. Serán los futuros líderes de las organizaciones, lo cual sin duda removerá por completo la manera de dirigir, controlar y gestionarlas.

Se estima que en 2025 el 75% del mercado laboral estará compuesto por este sector de la población. Son personas que buscan por sobre todo empleos que les ofrezcan mayor oportunidades y autonomía. Buscan un lugar de trabajo en el que se sientan que están contribuyendo a mejorar la sociedad de alguna manera.

Por lo tanto, es necesario conocer a este grupo de la población para ver cómo es posible que evolucione el mercado laboral y su rigidez.

Buscan un lugar de trabajo en el que se sientan que están contribuyendo a mejorar la sociedad de alguna manera.

Adecuarse a los cambios

Entre las características que podemos observar en este grupo de trabajadores, que están acostumbrados a la tecnología, es que tienen un pensamiento transversal, pues han nacido con acceso a la información y a las redes sociales, tienen capacidad para generar opiniones propias y compartirlas con los demás sin ningún temor, necesitan ver satisfechas sus expectativas en un corto período de tiempo, sentirse un verdadero aporte y poder así contribuir en la sociedad.

Debido a lo anterior, la mayoría busca trabajos de tipo freelance para así disponer de una mayor flexibilidad laboral y más tiempo para la vida personal.

Por este motivo, si las empresas quieren conservar a estos profesionales, con un alto nivel formativo, tendrán que crear ambientes motivacionales y, sobre todo, con alta flexibilidad, que les permitan poder cumplir objetivos desde cualquier lugar.

Por ello quizás la manera de realizar el trabajo, que ha impuesto e impulsado la pandemia, el teletrabajo, les acomode y perdure en el tiempo. El trabajo colaborativo y compartir lugares con otros profesionales les permiten aumentar su productividad y cumplir con objetivos en corto plazo y no verse frustrados al no conseguirlos.

En conclusión, no solamente estos fuertes cambios se evidencian en el mercado laboral, pues también las personas han evolucionado en la forma en que conciben los empleos, ya no para toda la vida. A eso se suman ambientes de alta incertidumbre que hacen y harán que exista una alta rotación dentro de las organizaciones que no sean capaces de modernizar y flexibilizar sus procesos de acuerdo con las condiciones y necesidades del entorno.

Daniela Catalán Ramírez
Secretaria de Estudios Programa Advance, Facultad de Economía y Negocios
Universidad San Sebastián

Vea la columna en Diario Concepción