Si recurrimos a una sencilla definición de economía que plantea que “es el estudio de la manera en que las sociedades utilizan los recursos escasos para producir mercancías valiosas y distribuirlas entre los diferentes individuos”, nos encontramos frente a dos ideas claves: los bienes son escasos y la sociedad debe utilizarlos eficientemente. Esta reflexión base de la teoría económica nos debiese llevar a pensar si estamos respondiendo de manera adecuada a las preguntas sobre ¿qué bienes se producirán?, ¿cómo se producirán? y ¿para quién se producirán?

luis-felipe-slier-En las actuales condiciones deberemos buscar cómo responder: ¿Quién recoge los frutos de la actividad económica? ¿Es justa y equitativa la distribución de renta y riqueza? ¿Cómo se distribuye el ingreso de un país, PIB, entre los hogares? No son cuestiones triviales y de fácil respuesta, pero sin duda todos debemos apoyar y llegar a un gran acuerdo sobre qué tipo sociedad queremos construir para desarrollarnos y crecer.

En esa línea, el Estado tiene el enorme desafío de redistribuir de forma equitativa los recursos que se generan en una sociedad, garantizando el beneficio y cuidado de todos sus ciudadanos.

Desde la academia debemos mejorar el lenguaje, educar a nuestros jóvenes, evitar el desprecio hacia el otro y volver a la esencia de la solidaridad y sentido común de nuestro país.

Combate a la pobreza

En las últimas semanas, se han planteado anuncios y discusiones que dan espacio para la reflexión y el diálogo frente a temas complejos de resolver. Se trata de desafíos difíciles, no por nada este año el Premio Nobel de Economía 2019 fue otorgado a los economistas Abhijit Banerjee, Esther Duflo y Michael Kremer por sus contribuciones al estudio del combate a la pobreza. Buscaron evaluar como elementos determinantes en el desarrollo y el combate a la pobreza son la educación, los servicios de salud y el emprendimiento, piezas claves que hoy resultan preponderantes en el desarrollo de nuestras sociedades.

Recientemente uno de estos economistas, el profesor Abhijit Banerjee, planteó: “Un mejor enfoque sería subir algunos impuestos y distribuir el dinero a las personas para que lo gasten”. Agregó: “no se impulsa el crecimiento recortando impuestos, se consigue dando dinero a la gente. La inversión responderá a la demanda”.

Labor de la academia

Desde la academia debemos mejorar el lenguaje, educar a nuestros jóvenes, evitar el desprecio hacia el otro y volver a la esencia de la solidaridad y sentido común de nuestro país. Todos debemos aportar a que la superación de la pobreza y la desigualdad, al igual que la mejora en la redistribución del ingreso, sean un norte que nos ayude como nación y sobre todo relevar la importancia del diálogo como herramienta de desarrollo de una nación.

En los últimos años a nivel mundial hemos sido espectadores de una serie de cambios: principalmente en sectores productivos (conocimiento, comunicaciones, inteligencia artificial), en nuevas formas de trabajo (virtual, a distancia, desde el hogar, automatización, robotización), cambios en concentración del capital y en la organización de las sociedades. De todos ellos, Chile no ha estado exento. En los últimos 30 años ha experimentado un notable crecimiento económico logrando que, un país pequeño en términos poblacionales, se transforme en líder mundial en ciertos productos o recursos naturales como el cobre, el salmón, los vinos, las frutas, entre otros.

Nos resta avanzar en superar la gran desigualdad que se produce al momento de redistribuir el ingreso que como país hemos sido capaces de generar.

Sin duda entre los ámbitos en que hemos avanzado están la superación de la pobreza y el acceso a un mejor bienestar de la población, sin embargo, nos resta avanzar en superar la gran desigualdad que se produce al momento de redistribuir el ingreso que como país hemos sido capaces de generar. Si bien esta ha disminuido en los últimos años (coeficiente de Gini), esta disminución no ha sido la esperada y resta mucho trabajo por realizar.

Un rol importante es repensar la estructura tributaria, pues se debiese por medio de esta, disminuir las desigualdades. Hoy al analizar el coeficiente de Gini antes de impuestos y después de impuestos, vemos que el efecto redistributivo que se debiese generar con los impuestos no es tal.

Desafíos

Los desafíos como país y sociedad son grandes y debemos avanzar hacia una sociedad que sea más justa y equitativa, donde el Estado cumpla un rol de regulador y que rinda cuenta de cómo los impuestos son utilizados (accountability). Hemos dado un paso en años anteriores hacia la superación de la pobreza, pero ahora el desafío es cómo hacemos un país más justo, equitativo y cómo logramos que un amplio sector de la sociedad que se encuentra en niveles socioeconómicos bajos y medios reciba ingresos que le permitan tener una vida digna.

En el corto y mediano plazo lamentablemente veremos efectos negativos en nuestra economía. El efecto del dólar alto, el cierre de muchas pymes en la región, impactarán en el empleo regional y en el alza de los bienes importados, así como también en el transporte, combustibles y cualquier bien o servicio que sea importado.

Luis Felipe Slier Muñoz
Director de Ingeniería Comercial
Universidad San Sebastián

Vea el artículo en Diario Concepción