No todas las personas pagan los mismos impuestos en Chile. Así, es más fácil entender qué impuestos se pagan si es que dividimos a la población en cuatro grupos iguales, donde el 25% de las personas con menos ingresos pertenece al cuartil 1 y el 25%, con mayor poder adquisitivo, al cuarto cuartil.

Tal como lo explica Francisco Javier Labbé, académico de Ingeniería Comercial de la Universidad San Sebastián, “hay un impuesto general que pagamos todas las personas que vivimos en Chile: el Impuesto al Valor Agregado (IVA), que corresponde al 19% de cualquier compra que hagamos”.

De esta forma, el académico, quien es también director de los Postgrados de Master of Science de la Facultad de Economía y Negocios USS, menciona que en Chile este impuesto está incorporado en todos los bienes y servicios: “por ejemplo, hay otros países, como Estados Unidos donde este valor no está incorporado en el precio y se suma por sobre el valor que se puede apreciar en vitrina”.

Luego, hay una serie de impuestos específicos que pagamos los chilenos en el día a día, tales como:

Impuesto a los combustibles

En términos generales, se estima que alrededor del 46% del valor de la bencina corresponde solo a este impuesto específico y se suma el costo del IVA. Lo mismo corre para otros combustibles como la parafina y el gas, entre otros. Se trata de un impuesto variable, donde para la bencina corresponde a 6 UTM por metro cúbico, mientras que para el diésel es de 1,5 UTM. Así, por ejemplo, para la bencina de 95 octanos ($840), el impuesto es cerca del 33%.

Importaciones

Este impuesto no solo afecta a las compras que las personas hacen directamente en Aliexpress o Amazon, sino que cada producto importado que se vende en Chile paga un impuesto y va incorporado en el precio final de venta. Este derecho de importación es de alrededor de 6%, variando según el producto. A esto se suma el pago de IVA.  La ropa, por ejemplo, está pagando un impuesto a la importación, aunque la compremos en tiendas físicas de Chile.

Impuestos a la propiedad

Si tienes una casa, una oficina, un local o un terreno pagas impuestos y se conocen como contribuciones a los bienes raíces. El monto depende de factores como el tamaño de la propiedad, el año de construcción, o la región y comuna donde está ubicada, entre otros. En resumen, depende del valor económico de la propiedad. A mayor valor, mayor impuesto.

Impuestos a los ingresos

Para las personas que pertenecen al tercer o cuarto cuartil, es decir, los de mayores ingresos, existe el llamado “Impuesto Global Complementario”, donde pagan una tasa que va del 0% al 35% dependiendo exclusivamente de su nivel de ingresos. Las personas de menores ingresos están afectas con la tasa del 0%.

Impuestos a la renta

Este es el impuesto que pagan las empresas y es del del orden del 27% sobre las utilidades. Además, para las empresas mineras y otras, existen otros impuestos específicos en su área.

Impuesto a los cigarrillos

Es el más alto en cuanto a proporción, ya que corresponde a alrededor del 53% de su valor. A partir de 2021, el impuesto pasó de $2.430 a $2.563 por cajetilla de 20 unidades. Esta medida se tomó para desincentivar el consumo de tabaco en Chile, en conjunto con otras medidas sanitarias, como la prohibición de fumar en lugares cerrados, entre otros.

Impuesto al alcohol

El gravamen en esta categoría va de 20,5% a 31,5%, dependiendo del tipo de bebida alcohólica. También va en línea con el desincentivo del consumo de alcohol en Chile, que es uno de los más altos de Latinoamérica.

Impuesto a los actos jurídicos

Antes conocido como el impuesto de Timbres y Estampillas, se trata de un impuesto a los documentos que dan cuenta de una operación de crédito de dinero. En el caso de los documentos con tasa variable, tales como letras, pagarés o créditos simples, entre otros, el impuesto tiene un tope máximo de 0,8%. Respecto a los documentos con tasas fijas, el impuesto es de $3.565.

Impuesto al lujo

Los productos de lujo también pagan impuestos y se denominan “Productos Suntuarios”. Corresponden a artículos como el oro, platino y marfil, así como también joyas y piedras preciosas, entre otros, los que pagan un impuesto del 15% sobre el valor del IVA. Mientras, artículos de pirotecnia como petardos o fuegos artificiales pagan una tasa de 50% en impuestos.